Derechos como consumidor eléctrico en un contrato

Si sientes que la compañía de suministro de electricidad ha vulnerado tus derechos como consumidor mediante una factura injustificadamente inflada, por un corte de suministro injusto o por una acusación falsa sobre una supuesta infracción al contrato, debes saber que en tu rol como consumidor estas protegido por una serie de derechos y leyes destinados a proteger tus derechos y a evitar que las compañías de suministro de un servicio en particular cometan este tipo de abusos.

¿Cuáles solos los derechos del consumidor?

  1. Derecho de recibir información precisa

La compañía eléctrica está obligada legalmente a ofrecerle a todos sus consumidores o clientes detalles precisos sobre el coste de las tarifas del servicio, la cuantía del consumo mensual del cliente, la potencia suministrada entre otro tipo de información relacionada con el servicio suministrado.

  1. Derecho a seleccionar la compañía eléctrica de nuestra preferencia

Con la liberación del mercado de la electricidad se la otorgado a los consumidores la posibilidad de elegir en cual sector de este ámbito confiar, ya sean las compañías eléctricas del mercado libre o aquellas empresas comercializadoras de último recurso. Independientemente de la elección realizada por el usuario, todas las compañías tienen el deber de ofrecerle a los consumidores un servicio de calidad, seguro y libre de inconvenientes.

  1. Derecho a escoger el tipo de contrato

Al momento de concebir un contrato para el suministro de energía eléctrica se tienen que especificar diferentes características de este servicio, por lo que no todos los contratos eléctricos domésticos son iguales y cada usuario tiene el derecho de decidir el más conveniente para las necesidades energéticas de su inmueble.

Los contratos de suministro de electricidad varían dependiendo de la potencia que desee obtener el cliente, el nivel de tensión y las tarifas o cuotas por el servicio. De esta forma, todos los usuarios tienen derechos a seleccionar la opción que desean en cada una de las variables anteriormente mencionadas para optar por un contrato adecuado a sus requerimientos.

  1. Derecho al cancelar el contrato

Todos los titulares del contrato de suministro eléctrico tienen la posibilidad y el derecho de rescindir del mismo sin tener que cumplir con una cuota o multa por este desistimiento.

No obstante, las leyes han estipulado que el derecho a cancelar el contrato posee validez luego de que ya se ha cumplido un año del servicio, de lo contrario, si el usuario desea prescindir de este servicio y aún no ha trascurrido un año de la duración establecida en el contrato este tendrá que pagar una cuota de desistimiento de alrededor de un 5% del coste total consumo de energía eléctrica restante que faltaba para completar el año del servicio.

  1. Derecho a recibir un servicio de primera calidad

Como se mencionó en los párrafos anteriores, independientemente de la comercializadora seleccionada para contratar el suministro de energía eléctrica, el usuario tiene el derecho de recibir y exigir un servicio de electricidad de calidad.

La calidad de este servicio se evalúa en base a una serie de estándares internacionales que determinan la continuidad o constancia del suministro de electricidad, la falta de interrupciones del servicio, la ausencia de problemas eléctricos como las variaciones de la tensión y potencia, y por su puesto la atención al cliente que debe ofrecerle la compañía eléctrica al consumidor.

  1. Derecho a realizar reclamos

La compañía eléctrica o comercializadora tiene el deber de recibir, evaluar y tener en cuenta los reclamos que decida realizar el cliente con respecto a la calidad del servicio, y en caso de ser necesaria una indemnización el usuario tiene el derecho de recibir dicha compensación monetaria.

El usuario tiene el derecho de reclamar un descuento de su factura cuando se cuantifiquen más de cinco horas de interrupción del suministro de electricidad en un año o más de diez anuales.

  1. Derecho a solicitar la revisión de la factura

Recibir una factura errónea en la cual se especifique un consumo excesivamente elevado y un coste incrementado es más común de lo que piensas muchos clientes y afortunadamente los usuarios tienen derecho a reclamar la revisión y corrección de dichas facturaciones.

  1. Derecho a recibir respuestas de tus reclamaciones en el periodo de tiempo establecido

Al realizar cualquier tipo de reclamo, como la corrección de facturas o la suspensión injustificada del servicio de energía eléctrica, la comercializadora o compañía eléctrica debe brindarle al cliente una respuesta oportuna en un plazo temporal previamente establecido, ya que un retraso en dicha respuesta representaría una multa para la compañía, la cual tendría que compensar al usuario afectado con treinta euros o el equivalente al diez por ciento de la primera factura dependiendo de cuál cifra sea más elevada.

Los periodos de tiempo que se han establecido para que la comercializadora emita una respuesta ante el reclamo del cliente es de aproximadamente unos cinco días hábiles.